IMPORTANTE: Pronto presentaremos otra de las piezas clave de la nueva revolución copernicana: la métrica relacional (una generalización de la métrica… clic aquí) que permite eliminar, cuando es aplicada al nuevo principio de inercia generalizado 77 (pág. 141) los movimientos de rotación absoluta en el espacio absoluto de Newton-Einstein (entre tanto tal vez el lector prefiera deducirla por su propia cuenta. Es muy fácil si el pensamiento se despoja de los prejuicios relativistas y de los sistemas inerciales y no-inerciales).

Antes de presentarla serán aún necesarios 2 ó 3 artículos que ayuden a comprender el profundo sentido físico de esta nueva revolución copernicana. Los iremos colgando a lo largo de las próximas semanas.

Algo se mueve… Quien no reconoce la pura evidencia se pierde en sus irresolubles enredos.

GEODÉSICAS GRAVITATORIAS Y ECUACIONES DE CAMPO DE EINSTEIN (I)

Anterior: Principio de Equivalencia de Einstein (III)

¿Las ecuaciones de movimiento para un grave deben ser las mismas que las ecuaciones de movimiento para un cuerpo libre? ¿Es correcto considerar que las ecuaciones geodésicas son las ecuaciones de movimiento que obedecen los graves?

Las geodésicas gravitatorias de la teoría de la relatividad general de Einstein conducen a todo el cúmulo de despropósitos y contradicciones señaladas en el capítulo anterior. Para los graves no es cierto que dv=0, luego la generalización matemática tetradimensional de dv=0, las geodésicas gravitatorias DU=0, no representan las verdaderas ecuaciones de movimiento para los graves. Los graves no obedecen las ecuaciones de movimiento postuladas por la relatividad general. No existen geodésicas gravitatorias.

(Somos todos tan innovadores que hasta detestamos a los verdaderos innovadores. La novedad nunca es verdad, y los posibles, imposibles. Es preocupante que pueda haber mentes tan retorcidas que aún defiendan la teoría de la relatividad y que no sepan reconocer que la paradoja de los gemelos es una paradoja.

La teoría de la relatividad, esta especie de secular verdad absoluta que la ciencia preestablecida oficial actual aún pretende sostener contra marea y viento, no es la única teoría posible. Existe una teoría alternativa, que como el lector ya de sobras sabrá, se denomina teoría conectada, que es la única teoría alternativa lógica tetradimensional posible a la teoría de la relatividad de Einstein. El futuro siempre será porque el pasado fue para siempre.)

La relatividad general consiste, básicamente, en dos ecuaciones: las ecuaciones de movimiento (geodésicas gravitatorias) y las ecuaciones de campo gravitatorio (Ecuaciones de Einstein). Veamos, en primer lugar, la única alternativa tetradimensional lógica posible a las ecuaciones de movimiento, las geodésicas gravitatorias, de la relatividad general: DU=0.

ECUACIONES DE MOVIMIENTO

¿Cuál es la única alternativa lógica tetradimensional posible a las geodésicas gravitatorias de Einstein DU=0? ¿Cuál es la única alternativa lógica tetradimensional posible a ‘DU=0′? Nadie en su sano juicio podrá contrariar que si tales geodésicas gravitatorias fuesen falsas, entonces no sería cierto que ‘DU=0′. En tal caso, puesto que ‘DU‘ ya no sería igual a ‘0′, entonces ‘DU‘ debería ser igual a “algo” que es distinto de ‘0′. En consecuencia, el movimiento de los graves, que ya nada tendría que ver con el movimiento de los cuerpos libres, vendría descrito por una ecuación general del siguiente tipo:

“algo”=DU

donde “algo” correspondería a cierta expresión matemática distinta de ‘0′. Esta ecuación sería, claro es, la única alternativa lógica tetradimensional posible a las geodésicas gravitatorias de la teoría de la relatividad (pues si “algo”=‘0′, entonces volveríamos a recaer otra vez las geodésicas gravitatorias de Einstein DU=0, y las geodésicas gravitatorias no son ninguna alternativa distinta, claro está, a las geodésicas gravitatorias).

Como se sabe, los dos miembros de una ecuación permiten ser multiplicados o divididos por las mismas cantidades sin que se altere la igualdad. En virtud de ello, podemos “dar forma” a la anterior ecuación multiplicándola por la masa ‘m’ y dividiéndola por el diferencial invariante de tiempo propio ‘dτ’. El resultado que se obtiene, después de introducir la tetrafuerza gravitatoria F para redefinir “algo”, es la nueva ecuación fundamental de la teoría conectada (ver ecuación (75) del ‘Extracto de la teoría conectada‘).

Si la tetrafuerza F es distinta de cero, entonces ya no será cierto que DU=0. Los graves ya no obedecerán las ecuaciones geodésicas DU=0. No existen geodésicas gravitatorias. Son tan sólo los cuerpos libres, F=0, los que obedecen las ecuaciones geodésicas DU=0.

Queda de este modo (matemática y) lógicamente demostrado que la nueva ecuación fundamental de la teoría conectada es la única alternativa lógica tetradimensional posible a las geodésicas gravitatorias de la relatividad general de Einstein DU=0.

La teoría conectada, construida a partir de esta nueva ecuación fundamental, predice los famosos 3 test clásicos: perihelio de mercurio, deflexión de la luz y redshift gravitatorio. Además elimina los horizontes de sucesos y los agujeros negros y resuelve el problema relativista de la materia oscura (dark matter).

¿CUÁL FUE EL GRAN ACIERTO DE NEWTON? ¿DESCUBRIR LA GRAVEDAD O INVENTARSE EL ESPACIO ABSOLUTO?

(Rechaza el valor de las nuevas ideas y defiende las ideas del pasado quien nunca las ha entendido; las unas aún menos que las otras. ¿Cabe considerar inteligente a quien presume de comprender lo ininteligible? Todo lo contrario…)

Nótese que las geodésicas gravitatorias de Einstein no son más que un caso particular de la nueva ecuación fundamental de la teoría conectada cuando la tetrafuerza gravitatoria F es nula (ver ecuaciones (75), (83) y (84) de la teoría conectada). Cosa que significa que según las ecuaciones de movimiento para los graves de la relatividad general, las geodésicas gravitatorias de Einstein DU=0, la (tetra)fuerza gravitatoria F es siempre idénticamente nula. Es decir, según la relatividad general de Einstein ¡la fuerza de la gravedad no existe! ¡Nunca ha existido! Según le parece a Albert Einstein, Newton, el genio que creó la teoría de la Gravitación Universal, fue un iluso que anduvo absolutamente extraviado…

De hecho, tan extraña conclusión de la teoría de la relatividad no debería sorprendernos. En capítulos anteriores ya habíamos visto que el enunciado que subyace al inteligible principio de equivalencia de Einstein es, en realidad, ‘grave’='cuerpo libre’. No es nada sorprendente, pues, que al final la relatividad general haya acabado negando la existencia real de la gravedad. No es nada extraño que según la relatividad general, construida a partir de la mezcla imposible del principio de inercia de Newton con el principio de equivalencia de Galileo, las ecuaciones de movimiento que rigen los graves hayan acabado siendo reducidas a las mismas ecuaciones que rigen el movimiento de los cuerpos libres: DU=0.

(En el célebre gedanken experiment de Einstein del ascensor acelerado, ¿qué entiende Einstein por ‘acelerado’? Ya que Einstein presupone una total ausencia de fuentes gravitatorias reales, ¿”acelerado” con respecto a qué? ¿Tal vez con respecto al espacio absoluto inventado por Newton?

Puesto que según el principio de equivalencia de Einstein los “graves” del interior del ascensor obedecen las geodésicas gravitatorias DU=0 y la diferenciación covariante’D‘ depende de la métrica espaciotemporal y las Ecuaciones de Einstein tan sólo “saben” calcular la métrica espaciotemporal cuando existen fuentes gravitatorias reales, ¿cómo se calcula la métrica relacional instantánea de los “graves” con respecto al ascensor “acelerado” de Einstein?)

Hay realidades incompatibles. Recordemos otra vez el enunciado del principio de equivalencia de Einstein: “Un sistema en caída libre gravitatoria es un sistema inercial (localmente inercial si el campo gravitatorio no es uniforme)”. Einstein vuelve a insistir, a pesar de la existencia real de la gravedad, en la existencia real de los sistemas inerciales de Newton.

Muy brevemente, los sistemas inerciales son, por su definición a través de la primera o la segunda leyes de Newton, sistemas “no-acelerados”, es decir, que permanecen en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme con respecto a una hipotética realidad común cuya función consiste en proporcionar una referencia absoluta para el movimiento de los cuerpos: el espacio absoluto. ¿Y qué es el espacio absoluto? Puesto que en realidad no existe ninguna referencia absoluta para el movimiento -todo movimiento es relativo- el espacio absoluto es un invento que ni siquiera su propio inventor supo cómo justificar, a no ser que pueda considerarse como justificación válida aducir que el espacio absoluto es el sensorio de Dios. Es probable que Newton, consciente de que no existe verdad absoluta alguna, tan sólo quisiera, con este imponente pero inescrutable sensorio de Dios, reforzar el punto débil de sus teorías, el espacio absoluto, a la vez que insinuaba el camino que permitiría superarlas. ¿Y qué es lo que Einstein, el supuesto superador de las teorías de Newton, alcanzó a comprender de todo ello?

(Blaise Pascal distinguía entre el espíritu geométrico y el espíritu de finura. Sin discutir que a lo largo de la historia han existido ilustres representantes de ambos tipos de creatividad, no creo que a los espíritus verdaderamente elevados les sea demasiado aplicable semejante distinción. Si se multiplican las falsas artes, el genio pulveriza las multiplicidades…

¿Poetas?.., pocos. Como bien supo ver Platón, existen geométricos pórticos que son infranqueables para quienes alardean de refinado espíritu: Suele suceder que el que nada entiende, poeta dice ser.)

La causante principal de los errores de Einstein no es la geometría o la matemática, sino la lógica (la prueba de ello es que es muy fácil refutar a Einstein casi sin utilizar ni una sola fórmula matemática. Ver ‘La contradicción de los gemelos’ o ‘La relatividad del tiempo. El tiempo de la relatividad’). La estructura lógica del lenguaje ordinario anticipa las demostraciones del lenguaje matemático. Basta con un simple cálculo lógico de sustitución entre conceptos y proposiciones para concluir que lo que en realidad afirma el principio de equivalencia de Einstein es todo lo que sigue: un sistema en caída libre gravitatoria es un sistema inercial (localmente inercial si el campo gravitatorio no es uniforme); es decir, un sistema en caída libre gravitatoria es un sistema que permanece en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme con respecto al sensorio de Dios (localmente en reposo con respecto al sensorio de Dios o localmente en movimiento rectilíneo uniforme con respecto al sensorio de Dios si el campo gravitatorio no es uniforme). ¡Absolutamente absurdo! ¡Ininteligible sinsentido sin sentido inteligible!

Lo admito… Estas últimas líneas sobrepasan los límites de la sensatez. Pero las insensateces resultan inevitables cuando se trata de analizar, aclarar y reproducir el pensamiento de Einstein (condicionado por las urgencias históricas). ¿Cómo se entiende que un sistema de referencia pueda estar acelerado de un modo cualquiera (acelerado con respecto a la tierra o con respecto al “centro del universo”, por ejemplos y por decir algo) y a la vez ser un sistema inercial, es decir, permanecer siempre en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme con respecto al espacio absoluto de Newton? ¿Cómo se entiende que dos sistemas inerciales, cuyos movimientos con respecto al común espacio absoluto son uniformes, puedan estar mútuamente acelerados? ¿Cómo se entiende que una sola cosa (sistema de referencia) pueda ser localmente lo que sea (inercial) cuando ‘localmente’ es un concepto de naturaleza relacional, esto es, que relaciona y debe relacionar, a través de la estructura lógica de las proposiciones en donde aparece, más de una sola cosa? ¡El espacio absoluto no existe! ¡Nunca ha existido! ¡Los cuerpos libres jamás han obedecido la ley de inercia! Pero según le parece a Albert Einstein, ya que vuelve a decretar la existencia real de los sistemas (localmente) inerciales, Newton fue un visionario que, en lugar de saber reconocer que el movimiento es absolutamente relativo, no tuvo otra mejor ocurrencia que inventarse el espacio absoluto y los sistemas inerciales.

Las ecuaciones de movimiento DU=0 pueden dar lugar, dependiendo de cual sea la métrica espaciotemporal, a soluciones distintas al movimiento rectilíneo uniforme, que Einstein aprovecha para identificar falazmente como soluciones correspondientes al movimiento de los graves. Pero las geodésicas DU=0 no son más que un caso particular de la ecuación fundamental de la teoría conectada cuando la tetrafuerza gravitatoria es nula, F=0. No son válidas cuando F es distinta de ‘0′, luego no son válidas para describir el movimiento de los graves. No existen geodésicas gravitatorias.

Einstein hizo todo lo contrario de lo que debería haber sabido hacer. Según le parece al enunciado del principio de equivalencia de Einstein, el gran error de Isaac Newton fue el descubrimiento de la gravedad, y su gran acierto, fantasear el espacio absoluto y los sistemas inerciales.

Nada tiene de extraño, puesto que nadie las comprende, que las teorías de Einstein aún estén más allá del bien y del mal…

Ha bastado con un certero uso del lenguaje ordinario, premeditadamente lógico, para volver a demostrar que la teoría de la relatividad es absurda.

Los sistemas inerciales no existen ni cuando se supone una total ausencia de gravedad. Como se explica en ‘La nueva revolución copernicana’, los cuerpos libres no obedecen la ley de inercia tridimensional de Newton dv=0, sino…

¿Qué ley obedecen los cuerpos libres?

Seguir la pista…

Siguiente: GEODÉSICAS GRAVITATORIAS Y ECUACIONES DE CAMPO DE EINSTEIN (II)

P.D.: Intentaremos presentar la segunda parte, ‘Geodésicas gravitatorias y ecuaciones de campo de Einstein (II)’, muchísimo antes de que la teoría conectada haya sido reconocida. La teoría conectada, simple…, simplemente la mejor teoría de la física desde 1687.

Más información en:

http://librovirtual.org/lectura.php?obra=N1272055063&refer=AUT0338

o en el buscador de vixra.org

Efecto Doppler



2 Responses to “GEODÉSICAS GRAVITATORIAS Y ECUACIONES DE CAMPO DE EINSTEIN (I)”

  1.   Xavier Terri Says:

    ¿DEPENDE LA VELOCIDAD DE LA LUZ DEL TIEMPO?

    Veo que en estos días se habla bastante en la red sobre la hipótesis de que la velocidad de la luz, representada por ‘c’, pudiera depender del tiempo. Y parece ser que ciertos teóricos intentan resolver las ecuaciones de la relatividad general suponiendo a priori que ‘c’ pueda depender del tiempo: c=c(t). Es muy fácil demostrar que la teoría de la relatividad es totalmente incompatible con dicha hipótesis.
    La condición de ortogonalidad (82) (teoría conectada, pág. 145) es consecuencia matemática directa de la definición del producto escalar tetradimensional cuando ‘c’ se considera constante (pues si no fuera constante su derivada no sería nula y la ecuación (82) no sería igual a cero). Las ecuaciones de movimiento de la relatividad general son las geodésicas gravitatorias DU=0 (cumplen trivialmente la condición (82)). En consecuencia, los que defienden esta hipótesis (entre ellos mi “innovador” vecino en la red) están obligados a defender también que DU no es igual a cero, lo cual equivale a refutar la relatividad general y defender la teoría conectada. Muchas gracias.

    P.D.: Lo esencial del reloj de espejos de Einstein no es que pueda medir el tiempo, sino el espaciotiempo. Cualquier experimento con el que se mida la relación entre la longitud y el tiempo empleado por la luz en recorrer esta longitud es una reproducción a escala de dicho reloj. Este es el motivo por el que la constancia de la velocidad local (y sólo la local) de la luz es una mera trivialidad. Además… (este tema requiere un nuevo artículo)

  2.   Diego Acubierre Says:

    Xavier Terri,
    Concuerdo en varias cosas contigo pero recién estoy entrando a la universidad y me gustaría que me explicaras la relación del experimento del reloj de luz y la supuesta relación entre el mismo y la dilatación del tiempo.
    Sé de que trata el experimento pero sólo muestra un recorrido mayor y su correspondiente sustitución con “c” en x’=x+vt
    pero no se que tiene que ver la luz (cuyo recorrido se usa para la “dilatación temporal”)con un cuerpo humano (según la paradoja de los gemelos).

Leave a Reply